El azúcar

El azúcar es la fuente primaria de energía natural y, por eso, es un componente esencial de la alimentación humana. Es fácilmente digerible por el organismo, que lo transforma en glucosa, la fuente básica de energía que nos mantiene vivos y que permite nuestro desarrollo. El azúcar es necesario para una dieta equilibrada, junto con otros hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y fibras.

Imprescindible en los principales productos de la alimentación, el azúcar va más allá del rol de endulzar. Proporciona textura y cuerpo, fija los sabores y actúa en la preservación de los alimentos. Y, sobre todo, el azúcar siempre ha sido la clave de esa alquimia personal que cada uno desarrolla en su cocina a la hora de hacer comidas ricas, sanas y naturales.

El azúcar te proporciona energía y equilibrio y es esencial para el crecimiento y el desarrollo.

Nuestra despensa no sería la misma sin los productos que tienen azúcar natural, como salsa de tomate, pan, galletas, leche condensada, gelatina, vinagre, mermelada, mostaza, pastas, gaseosa, mayonesa, vino, etcétera. ¿Qué tienen en común todos ellos? El azúcar es uno de sus componentes principales, sea para dar sabor, para conservar y equilibrar ingredientes, o para activar levaduras.